Ir al contenido principal

Entradas

Loser

Hola, queris. Pues que vuelvo por aquí. Estaba hoy pensando en algo que me pasó hace mucho tiempo (no voy a contar los años que han pasado porque me da toda la depreaimchuould). Veréis, cuando tenía unos 12 o 13 años alguien quiso enseñarme algo que no aprendí. Unfortunately. 

Estábamos en un bar en el polígono y esta persona había sacado la cartera para pagar. Sacó un billete de cinco euros y me dijo: "Paola, te propongo una cosa, puedes quedarte esto ahora mismo o puedes quedarte el dinero que lleve en la cartera si es que llevo algo más, pero solo puedes elegir una de las dos opciones." ¿Y qué hice? Preguntar, preguntar y preguntar por lo que llevaba en la cartera. 
"Vamos, ¿qué eliges?", pues no elegí la cartera porque tengo miedo a no saber lo que estoy haciendo. Y no es que lo tenga desde aquel día, lo tengo desde hace mucho más. Y con treinta años no he cambiado, no he superado ese miedo y sigo necesitando saber todo lo que va a pasar. ¿Y ahora qué? Pues im…
Entradas recientes

La insoportable levedad del ser idiota

Hola, queris. La verdad es que llevo un tiempo -vale, años- pensando en hacerme un nuevo tatuaje pero no me decido en cómo debería ser el diseño. Pensé hacerme uno cuando me casé, quería tatuarme mi ramo. Después pensé hacerme uno por la endometriosis, un triángulo invertido lleno de flores (de las flores de ese mismo ramo). Más tarde, pensé tatuarme algo que simbolizase toda la lucha por tener a Emma. Y luego pensé tatuarme algo por mi maternidad. Y ahora... ahora ya me da la risa floja pensando qué podría tatuarme. 

A veces me descubro perdida en mis pensamientos dándole vueltas a esto mismo. La verdad que el ser humano es curiosísimo. No tengo otra cosa por la que preocuparme que me obsesiono con qué podría tatuarme. En fin. 
Lo contaba en la última entrada, en este estado actual no quiero ver cosas nuevas, prefiero ponerme de fondo cualquier serie que he visto doscientas veces antes que encontrarme nuevas historias de amor o de familias felices (o no felices, me da igual). Pues a…

Worst ever.

Hola, queris. Tenía ganas de pasar por aquí. Últimamente tengo mucho mucho mucho lío y me he olvidado ya de lo que significa "tener tiempo libre" pero me sigo acordando del blog y echo de menos escribir. Y leer, echo tanto de menos leer... Llevo como dos meses sin leer un libro pero bueno, tampoco es que eso sea lo peor. ¿Y qué es lo peor? 

Lo peor no existe. 
Y aquí, aquí me bloqueo. Y no solo pasa mientras escribo, me pasa al vivir. Me pasa en persona. Quiero vivir, quiero hacer algo distinto y, de pronto, llega el bloqueo. Y desperdicio una oportunidad tras otra de volver a vivir. ¿Por qué? 
Pues, ¿por qué no?
Y en un minuto mi bloqueo me roba todo lo que había planeado durante días, lo que iba a hacer, cómo lo iba a hacer, cuándo lo iba a hacer. De pronto, ya no sé quién soy, ya no recuerdo lo que iba a hacer, ya no recuerdo cómo se hacía, ya no quiero hacer nada más. Y me bloqueo. 
Y entro en bucle. 
Y otra vez. 
Estamos entrando en la recta final de este año que para …

Feliz cuzcumpleaños, Sandrita.

Mi hermana: ¿Pero no vas a venir ni un rato a mi cumpleaños?
Leti (la cómplice): Tu hermana dice que no quiere hacer nada por su cumpleaños, que tú no vas a ir.
Mi madre (otra metida en el ajo): Tu hermana está fatal, que cómo eres, que ella está con la despedida y tú ni caso le haces.

JA.


El pasado 2 de abril fue el cumpleaños de mi hermana pequeña, Sandra. Probablemente la mejor persona que habite la Tierra y parte de la Galaxia. La mejor persona con la peor mala leche. Pero una mala leche de la hostia. Muy heavy todo. ¿Qué puedes hacer cuando quieres tantísimo a una persona así? Pues prepararle una fiesta sorpresa y rezar para que no te reviente -porque encima la nena hacía Taekwondo. Esto de rezar os prometo que es verdad verdadera.


Pues a espaldas de mi hermana le liamos una buena, aperitivos varios, sushi (¡que me enseñaron a hacer el otro día, por fin!) y tortillaca de mi madre. Y yo, por supuesto, le tuve que hacer esta tarta Minion porque la ocasión lo merecía. ¿Os gusta? De…

Call me, maybe

Hola, queris. El otro día os contaba por Twitter que había soñado que os llamaba a casi todos los "mutuals" (como dice ahora la juventud) y charlábamos un rato y molaba mucho y, a raíz de ese tuit, muchos me escribisteis diciéndome que cuando hiciera falta así que decidí que, oye, este año me iba a marcar un "Hola, soy Sita, 'Feliz Navidad!". 

¿Y cómo va eso? Pues nada, que entre la idea que me disteis y que estoy harta de las felicitaciones por WhatsApp (porque además es que soy un horror para felicitar fiestas y cumpleaños, no sé cómo lo hago que soy la persona más sosa de la galaxia) pues he pensado que este año me apetece llamaros y felicitaros por teléfono y hablar un minutillo o dos. Y al poner esto en Twitter, ¿qué ha pasado? Pues las redes sociales han pasado. 
Mucha gente piensa que las redes sociales son una mierda y no podrían estar más equivocados. Al final, creo que lo que te rodea en redes sociales es lo que tú quieres que te rodee. OJO: también …

It's Karma, biatch

Hola, queris. Que sí, que el karma existe. A ver, prisa, lo que se dice prisa, no tiene ninguna (ni la ha conocío) pero que existe ya os digo yo que sí. 

Y, ¿por qué estoy tan segura? Porque tengo trabajo. Pero no un trabajo cualquiera (que son todos muy dignos) pero es que tengo trabajo de lo mío. Esto ya es top top retop. Pero es que además de tener unos compañeros majísimos, un ambiente de trabajo que ni en mis mejores sueños me habría imaginado, ¡tenemos una mesa de ping pong y una pista de pádel! No, no sé jugar a nada de lo anterior pero, ¿acaso importa? Pero eso no es lo mejor, puedo afirmar sin miedo a equivocarme que el karma existe porque... *redoble* ¡¡¡la impresora está en mi mesa y no tengo que levantarme!!! 
Sí, voy a llorar infinitamente porque esto es algo con lo que había soñado toda mi vida, una que tiene sueños ambiciosos, ¿qué le vamos a hacer? Ay, es que no me lo creo aún. 
En fin. En cuanto al resto de cosas pueees. Pasapalabra. Ah, no, espera que ese término es…

Madre soltera NPE

Hola, queris. Sí, estoy un poco perdida pero creo que no es para menos. Ahora mismo no sé muy bien qué hacer con este blog porque ha significado tanto para mí y me ha ayudado tanto en unos momentos durísimos de mi vida que me da mucha pena abandonarlo o cerrarlo. Supongo que los que me seguís en Twitter o Instagram ya estáis más o menos al día de lo que me ha pasado, a los que no, a los que solo pasáis por aquí de vez en cuando pues os contaré un pelín lo que ha pasado (sin entrar en mucho detalle que ya me han dicho que eso no puedo hacerlo, yas). 
Hace tiempo leía las siglas MSPE y no sabía a qué hacían referencia. Las veía en algún hashtag y similar. Hasta que un día busqué en Google y descubrí que significaban "madre soltera por elección", que son unas mujeres a las que yo admiro de siempre pero, a la vez, era algo que me daba pánico vivir yo. Bueno, pues yo nunca he querido ser madre soltera, ni divorciada ni separada ni hostias en vinagre, y ahora me encuentro en que,…