Ir al contenido principal

Entradas

Némesis

Seguimos con los retos... Hoy os vengo a hablar de otra persona que apareció hace un par de meses en mi vida...

Ella es Némesis de la Tormenta. La Helen Lindes que no arde porque se sienta al lado de la ventana, Rompedora de Archivos Creados por Paola, Madre de caerse los jueves como norma, Khaleesi del Agua Desionizada (¿o era destilada?) y la Fibra, Reina de los Savings y las Cotizaciones. Señora Agradesida -en múltiples idiomas-, Acaparadora de Excels, La de En Medio de Los Chichos.


(Error de traducción, aquí en realidad está diciendo: WHERE ARE MY SAVINGS?)

Némesis recibió este nombre al liarla parda en múltiples ocasiones ocasionando daños ocasionales en equipos informáticos que pasaron ocasionalmente por sus manos. OJOCUIDAO CON ELLA QUE TE REVIENTA, MUCHACHO.


A mi querida Neme le flipamolamazo todo el tema de pedirte que completes un documento explicativo sobre por qué el agua es incolora pero muchas MUCHAS muchísimas veces y, cuando lo has hecho, por lo que sea lo lee y no re…
Entradas recientes

La Bachi

Hola, queris. Hoy vengo aquí pero no para hablar de mi libro. Hoy me han retado y a mí, cuando me retan... Resulta que me han retado a hacer un monólogo, pero un monólogo sobre una persona, de hecho, ha sido esa misma persona la que me ha retado a hacerlo... así que vamos para allá. 

A La Bachi la llaman así porque siempre "bachi-llando" y otras cosas que, ahora mismico, no me constan. La Bachi tiene complejo de Walt Disney y no le importa dejar la puerta abierta aunque siempre esté helada. La verdad que esto no se entiende porque nos consta que la han quemado en la hoguera en vidas pasadas, por bruji y pelirroji. Porque aquí mi amigui es peligroja. Sí, porque se le junta el color de pelo y el peligro que tiene, más que un mono con una ballesta. 

Dice que todos en la oficina usamos la impresora que hace ruidos raros mientras ella se pasa el día deleitándonos con su Tourette light cargado de "yuhus" y "uhhh". Por favor, take into account que el "uhhh…

Reseña Eat Pray Love

Hola, queris. El año pasado empecé este nuevo tipo de post en el blog pero tuve que parar por COSAS. De hecho, desde que COSAS, no he podido terminar ningún libro nuevo pero tengo pendientes de hablaros de algunos de los que pude leer antes de COSAS. (Aquí, Sita, ágil esquivando la #huchadeldrama, más info aquí.)
Me decidí a comprar este libro por la edición tan blandica. Hay que quererme así. Además compré la versión en inglés, cosa que hago siempre que veo un libro de segunda mano en inglés porque sí, este también es de segunda mano. 

Título: Eat Pray Love
Autor: Elizabeth Gilbert
Editorial: Bloomsbury (la foto no corresponde)
Género: Autoayuda y Espiritualidad
Páginas: 346
Nos conocimos: Comprado. Segunda mano. Librería Aida Books&More Albacete

Sinopsis: A veces tienes que arriesgarlo todo y dejarte llevar. Después de un divorcio traumático seguido de un desengaño amoroso y en plena crisis emocional y espiritual, Elizabeth Gilbert decide empezar de nuevo y emprende un largo viaje par…

2020: Copón y cuenta nueva.

Pero no copón de copa. Copón de copín y copete. 
Hola, queris. Soy como el Guadiana, ya veis. Esta mañana me ha dado por abrir el blog para pensar qué podía hacer con él ahora que me quiero quitar todo lo malo aprovechando el cambio de año y me he encontrado con esto. 

Mi posición actual en el ránking de Madresfera:275. Creo que no había subido nunca más del 300 y muchos y, la verdad, que me ha hecho ilusión porque yo amaba este blog y todo lo que ha significado para mí y ver esta "recompensa" pues mola. Cerrar el blog es algo que no se me pasa por la cabeza. Sí me gustaría darle un cambio de diseño, borrar entradas dolorosas (no nos vamos a engañar) e intentar empezar a escribir por lo menos una vez a la semana. Twitter, Facebook, Instagram... eso ya es otra cosa con la que sí que no sé qué hacer. 
Sé que algunos esperáis que haga un resumen del año, que cuente todas mis mierdas, pero, por primera vez, mi único propósito para el año nuevo es ser feliz. Y ya. No me importa …

La que no vuelve

Soy de esas de las que no te puedes fiar. Eso dicen. Que las que estamos solas por algo será. Y siempre seremos nosotras. No vaya a ser... Es verdad que cada uno tenemos lo nuestro pero os prometo que yo no tengo lo de todos. Que con lo que me tocó en el reparto ya me vale. 
Está la vida regulera. Que llevo unas semanas que para mí se quedan. Que en la última he tenido más ataques de ansiedad que en mis peores momentos. Que quien me ha querido ayudar se ha chocado contra un muro y me ha dado la espalda quien más necesitaba (ya por terminar de joder el año, ea). Estoy flipando todo el rato. Y no sé muy bien cómo he llegado hasta aquí, así de claro. 
Porque joder, joder, joder, la que me está cayendo, ¿no podemos parar un poco esta lluvia de mierda, Universo, por favor?

Hasta aquí la entrada que intenté escribir hace un par de semanas. No ha cambiado la cosa, la verdad. Sí que he tenido días en los que he podido disimular el dolor que siento pero solo ha sido un teatrillo porque, realm…

Loser

Hola, queris. Pues que vuelvo por aquí. Estaba hoy pensando en algo que me pasó hace mucho tiempo (no voy a contar los años que han pasado porque me da toda la depreaimchuould). Veréis, cuando tenía unos 12 o 13 años alguien quiso enseñarme algo que no aprendí. Unfortunately. 

Estábamos en un bar en el polígono y esta persona había sacado la cartera para pagar. Sacó un billete de cinco euros y me dijo: "Paola, te propongo una cosa, puedes quedarte esto ahora mismo o puedes quedarte el dinero que lleve en la cartera si es que llevo algo más, pero solo puedes elegir una de las dos opciones." ¿Y qué hice? Preguntar, preguntar y preguntar por lo que llevaba en la cartera. 
"Vamos, ¿qué eliges?", pues no elegí la cartera porque tengo miedo a no saber lo que estoy haciendo. Y no es que lo tenga desde aquel día, lo tengo desde hace mucho más. Y con treinta años no he cambiado, no he superado ese miedo y sigo necesitando saber todo lo que va a pasar. ¿Y ahora qué? Pues im…

La insoportable levedad del ser idiota

Hola, queris. La verdad es que llevo un tiempo -vale, años- pensando en hacerme un nuevo tatuaje pero no me decido en cómo debería ser el diseño. Pensé hacerme uno cuando me casé, quería tatuarme mi ramo. Después pensé hacerme uno por la endometriosis, un triángulo invertido lleno de flores (de las flores de ese mismo ramo). Más tarde, pensé tatuarme algo que simbolizase toda la lucha por tener a Emma. Y luego pensé tatuarme algo por mi maternidad. Y ahora... ahora ya me da la risa floja pensando qué podría tatuarme. 

A veces me descubro perdida en mis pensamientos dándole vueltas a esto mismo. La verdad que el ser humano es curiosísimo. No tengo otra cosa por la que preocuparme que me obsesiono con qué podría tatuarme. En fin. 
Lo contaba en la última entrada, en este estado actual no quiero ver cosas nuevas, prefiero ponerme de fondo cualquier serie que he visto doscientas veces antes que encontrarme nuevas historias de amor o de familias felices (o no felices, me da igual). Pues a…