domingo, 29 de septiembre de 2013

Receta de helado frito para empezar bien el otoño.

Como regalito adicional por ser domingo os traigo una segunda entrada con una “receta” deliciosa y sencillísima. Hasta entrecomillo lo de “receta” de lo fácil que es. 


Desde la primera vez que lo probé, el helado frito –tan habitual en restaurantes chinos- me pareció un pecado mortal. También me pareció algo IMPOSIBLE de hacer, a ver, ¿cómo se fríe una bola de helado? Era una niña cuando lo probé, ¿vale? :P 



A principios de este verano me puse a buscar información sobre la receta, pensando que iba a ser complicadísima pero ¡QUÉ VA!


Después de leer unas cuatrocientas cincuenta y tres recetas llegué a una conclusión: REMIX. Así que con la idea de cómo tendría que quedar y las nociones básicas de la fritura de helados acabé probando del siguiente modo y en las fotografías está el resultado...



Receta de helado frito para dummies: 

Necesitaremos:

- helado del sabor que queramos 
- pan Bimbo
- huevo 
- harina
- bolsas para congelar, para bocadillos o papel film transparente
- aceite para freír
- azúcar glas para decorar


Preparación -hay que dejarlas preparadas unas dos horas antes de comerlas: 

- con un rodillo de cocina, aplastamos tres rebanadas de pan por cada bola hasta que queden lo más finitas posible (tres rebanadas valen para una bola de tamaño pequeño-mediano, la cantidad varía según el helado que vayáis a usar). 

- con una cuchara sopera ponemos el helado sobre una de las rebanadas de pan y ayudándonos con las manos y las otras rebanadas vamos dándole forma redondeada. Este paso hay que hacerlo bastante rápido para que el helado no empiece a derretirse con el calor de nuestras manos.

- una vez que tenga el tamaño/forma deseados, envolvemos la bola de helado -ahora cubierta completamente con el pan- con el papel film o metiendo cada una por separado en una bolsa y apretando el plástico contra la bola para que no pierda la forma. Las metemos en el congelador y las sacaremos justo cuando las vayamos a comer. 

- antes de sacarlas para freír preparamos el rebozado, batimos un huevo y le añadimos harina -sobre una cucharada o un poco menos- hasta que coja una consistencia algo más líquida que la cola blanca. 

- preparamos el aceite con la temperatura como si fuésemos a freír patatas de bolsa. Da igual si las hacéis en freidora o sartén. 

- vamos pasando cada una de las bolas por el rebozado y freímos hasta que queden como se ven en las fotografías. Es muy muy poquito tiempo, hay que estar muy pendientes y hacerlas de una en una para que no se quemen. 

- después de esto solo hay que pasarlas a un plato con papel de cocina para que se absorba el aceite restante y después servirlas decorándolas, si queréis, con azúcar glas. 

- comer al momento, el helado se habrá derretido un poco en la sartén y estará delicioooooso. 



Espero que probéis la receta y me contéis qué tal. 


¡Feliz domingo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario