Ir al contenido principal

Papel, punzón, galletas...

Casi muero de hamor en el mismo momento en el que me pidieron hacer estas galletas...



Este es Pixelillo. Anda que no me dio trabajo el maldito... Para empezar, no sé dibujar, soy completamente torpe en ese campo y tengo una espinita tamaño catedral en el corazón en este sentido, jo. Pero gracias a Dios aka Bakerella existen las impresoras (¡las de papel comestible no que eso es hacer trampis!) y la imaginación. Y los punzones. Y el hamor galleteril. Y Pixelillo (a quien podéis conocer aquí o aquí).






He aprendido a hacer ojitos ultra adorables gracias a estas galletitas. Al principio pensé en hacerlas con fondant pero luego me dije ¡qué pijo! -yo soy muy de hablarme a mí misma- y las hice con Royal Icing, aún no me lo creo... 






Y estas son las últimas galletitas que he hecho... aún os tengo que enseñar otras muy especiales también... 




No sabéis lo que emociona que alguien se ponga una galletita tuya de foto de perfil, ay. 




Nos leemos, chatos.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario. 

Y así empezó la semana que estuve embarazada.