Ir al contenido principal

The Elvis.

También conocido como "peanut butter, banana and bacon sandwich" o el "machaca-arterias", esto último se me acaba de ocurrir pero seguro que no soy la única que lo ha pensado. En noviembre de 2013, Ángel y yo estábamos viendo la TV y en un programa sobre "food trucks" hablaban de este sándwich. Nos flipó. Inundamos el salón de babas. Así que nos tiramos a la piscina de la grasa y lo probamos esa misma noche.


Sí sí, estáis viendo/leyendo bien: mantequilla de cacahuete, banana y bacon. 

También, esa misma noche dije que iba a subir la receta al blog al día siguiente y je. Jeje. Jejeje. Así que hoy sí que la traigo :)


Antes de que sigáis leyendo me veo en la obligación legal de deciros que sólo con leer la lista de ingredientes vais a engordar. Besis.

RECETA Sándwich "The Elvis"

Ingredientes: 

· Pan en rebanadas (el más gordito que encontréis)
· Bacon
· Mantequilla de cacahuete
· Bananas
·Mantequilla
*Las medidas exactas no os las puedo poner pero vamos, que es un poco a ojo.

Preparación: 
Cortamos las bananas en rodajas no demasiado finas.
Hacemos el bacon muy crujiente: si usáis la sartén no pongáis nada de aceite y cuando vaya soltando grasa el bacon se la vais quitando. También podéis hacerlo en el micro entre dos papeles de cocina para que quede crujientito -yo os recomiendo la sartén por el siguiente paso ;)
Pasamos las rodajas de banana por la sartén pero lo justo para que se doren una pizquina.
Ponemos mantequilla en el pan y lo tostamos en la sartén. Sí, en la misma. Sí, ya me duele el corazón.
En la rebanada que será la base del sándwich untamos la mantequilla de cacahuete, después ponemos el bacon y encima la banana, le ponemos la otra rebanada de pan y ¡¡a comer!!


Ni más ni más. Es una receta sencilla que recomiendo hacer una vez cada tres años, si eso. No hagáis como mi querido Elvis -bueno, lo que cuentan que hacía. Algunas leyendas urbanas dicen que era adicto a estos sándwiches, que eran sus preferidos (esto parece ser cierto) y que podía comerse hasta seis de una sentada. Sólo de pensar en seis de estos me da dolor de barriga. 

En cualquier caso y aunque os pueda parecer una cerdada al principio os recomiendo que lo hagáis porque la mezcla es deliciosa. Si queréis rematarlo podéis añadirle otro ingrediente mucho más sano que llevan algunas de las versiones de esta receta (YA): miel. 

Que la Fuerza acompañe a vuestras arterias.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario. 

Y así empezó la semana que estuve embarazada.