Ir al contenido principal

#StarWeds: Lágrimas de felicidad. Imprimible.

Pues al final nada, que no os traigo una nueva receta... pero os traigo esto que puede interesaros (si vais a casaros y sois freaks like me o si vais a casaros pero sois personas normales :P ).


Si quieres la plantilla, la encontrarás al final de este post :) 
Una de las milmillones de cosas que preparé para la boda fueron estos pañuelitos para entregar a los invitados. Debido a que no se organizó del todo bien (no sé dónde se pusieron al final estos detalles en la boda o si llegaron a ponerse, estaba yo muy ocupada vistiéndome de princesa), al final me traje a casa todos de nuevo así que por aquí siguen pululando.



Y os lo digo con todo el dolor de mi manocorazón porque me tiré dos tardes cortándolos a mano, obviouslymente. 


Saqué la idea de mi web/app de cabecera durante todos los meses que estuve organizando la boda: bodas.net. Había visto que muchas chicas subían las fotos de sus "pañuelos para lágrimas de felicidad" y yo, que soy de llorar muy mucho en las bodas me dije "esto tiene que estar sí o sí en la mía". Claro, que el diseño lo hice yo porque no encontré uno por internet tan freak como yo quería. 


Así que nada, aquí os dejo la plantilla por si queréis bajárosla :) He quitado nuestro sello y tenéis dos modelos: 

- Con frase Jar Jar Binks (para freaks ilustrados)
- Sin frase



Lo único que tenéis que hacer si os gusta el dibujico es imprimirlas en folios A4 y a recortar se ha dicho. Después dobláis por las líneas que he marcado y ponéis pegamento en la parte inferior pero sólo en los laterales y ya podéis meter ahí vuestros pañuelitos (ojo, yo usé estos pequeñitos pequeñitos de Mercadona). 

No dudéis en escribirme si necesitáis algún cambio como el color del fondo o el pelo de los monigotes :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario. 

Y así empezó la semana que estuve embarazada.