jueves, 23 de noviembre de 2017

El día E

Spoiler alert: entrada no apta para sensibles y/o trolls tocapelotas. 


Tú no lo sabes porque no eres estéril o no eres infértil, tú no sabes lo que es recibir la noticia de un embarazo cuando sabes que tú nunca verás un test de embarazo positivo de forma natural, cuando nunca te quedarás embarazada [o "embarazado por extensión", que aquí se sufre en pareja]. En los primeros meses de infertilidad recibir la noticia de un embarazo era un simple y llano: me quiero morir. No hay más, no pretendo que lo entiendas, pero tú, fértil, no sabes lo que significa para nosotras. 
Y a base de noticias de embarazo que la gente tiene el detalle de suavizar acompañadas de "ha sido sin querer", "fue a la primera", "habíamos empezado a buscar hacía sólo un mes" y otras perlas que para los que no saben que tú no puedes son simples detallitos para dar más información [más de la estrictamente necesaria, btw] para los que sí saben por lo que estás pasando son para darles hasta en el carnet de identidad (a mí por suerte no me ha tocado ninguna noticia con ese descaro pero a mis chicas de la #infertilpandy sí y VAYA COJONAZOS tenéis algunos).


En fin, llega un momento de tu vida en el que te familiarizas, te haces una con tu esterilidad y asumes que no vas a quedarte nunca embarazada y que eso, jamás verás un positivo, adiós rayitas rosas, adiós. 


Y es en este momento en el que haces las paces con el mundo y entiendes que la vida sigue para todos los demás aunque tú estés rota por dentro. Es ahí cuando la siguiente noticia de embarazo te hace sonreír. 


Yo alcancé este punto hace unos meses, no muchos, quizá sobre junio-julio de este año. El punto de inflexión fue saber que una querida amiga iba a ser mamá, justo me lo dijo el día de mi cumpleaños y lloré pero de la emoción, esta vez no había rabia ni resentimiento ni nada parecido. Fue un precioso regalo de cumpleaños que agradecí y celebré de corazón. 


Y llegó el día E. 

El día E yo sabía lo que iba a pasar desde el momento que me escribieron por WhatsApp "Necesito verte". Entonces empecé a estar muy nerviosa, ¿y si reaccionaba mal? ¿Cómo me lo iba a tomar? La última noticia me había caído muy bien, no había sido una bomba. ¿Cómo sería esta vez? Estaba claro que me lo iba a tomar bien, ¿no? ¿NO? 


Entonces ella llegó a casa. Venía temblando. Se sentó en el sofá y me dijo que tenía algo para mí. Una carta. La carta más bonita de mi vida (y eso que aún sigo esperando la de Hogwarts)...


En unos meses tendrás una personita con quien compartir miles de vivencias agradables, experiencias irresistibles y ocasiones inolvidables. 
Estarás orgullosa de sus logros, sufrirás por sus tristezas y gozarás de sus alegrías. 
Al nacer tu sobrino/a estrenas dos nombres:
TÍA y PROTECTORA
TÍA para soñar, jugar y reír
PROTECTORA para amar, guiar y conducir. 
¡Felicidades tía Paola! 
No pude terminar de leerla a la primera, la recorrí corriendo buscando lo que estaba esperando encontrar y ahí estaba: "tía Paola". Me levanté y me abracé a mi pequeña ratonceja y lloré como si se fuera a acabar el mundo. 




Sí, esa coseja de la coletilla rosa me va a hacer tía y ahora, en mis momentos de bajón, en esos momentos de tener que dejar de estudiar porque sólo estoy leyendo sobre el crecimiento de los bebés y viendo vídeos de bebés y vídeos de guarderías y vídeos de suputucutú (adoro el ciclo de Educación Infantil que estoy haciendo pero es a la vez MUY DIFÍCIL en este momento), escribo a mi hermana y le pido que me mande una foto de su barriga y llega la calma, la paz y el estado zen que necesito. 

¡Voy a ser tía, bitches! No seré madre pero total, dicen que los niños se parecen más a sus tíos que a sus padres ;) 

Te quiero Sandra y a Garbancito también, sois el mejor regalo que me ha dado el universo para compensar todo lo que estoy viviendo. 

2 comentarios:

  1. Que bonito, me alegra muchísimo que hayas superado los malos tragos y puedas afrontar la noticia de embarazo de tu hermana con una sonrisa y el corazón lleno de amor para ese gargancito que viene de camino.
    A mi la noticia de que iba a ser tía me llegó justo cuando Marido y yo nos enteramos que teníamos que hacer ICSI para lograr el embarazo.. y claro.. en ese momento nos sentó muy mal, porque además no habíamos asumido en absoluto nuestra infertilidad (encima no me enteré por mi hermano, fue mi madre que me dijo "tu hermano va a ser papá, voy a ser abuela" .. jamás olvidaré esas palabras, en ningún momento se me dijo "vas a ser tía".

    Me alegro muchísimo por ti, y por tu hermana también. Que bonito ver que tenéis un vínculo precioso :-)

    Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jope Verena... me fastidia mucho leer cómo te dijeron que ibas a tener un sobri y en el momento que te pilló... los primeros meses siempre son lo peor... Muchísimas gracias, yo estoy en una nube y mi hermana también jejeje
      Un besazo!!

      Eliminar