lunes, 5 de febrero de 2018

Camino FIV: la segunda visita y la mejorpeor analítica EVER

Hola, queris. Bueno, hace ya bastante que tuvimos la segunda visita a la consulta de fecundación in vitro (18/12, na' menos, muchacho) (para mí un mundo completamente separado de la consulta de esterilidad en la que me llevaron las inseminaciones). 


Os hablé de la primera visita aquí y de la preparación para la siguiente aquí cuando logré adelantarme la regla (gracias a mis chicas de la #infertilpandy que hasta hicieron la danza de la regla) porque me pillaba todo el tema con fin de semana de por medio y claro, lo de siempre, que al final no sirvió para nada porque no me podían hacer la analítica el mismo día que me presenté allí con la manga remangada y todo. Bueno, vamos al lío. 


El tema es que el 18/12 me dieron dos citas, una a primera hora para sacarme sangre y otra un par de horas después para ver los resultados. Me acompañó el señor Freak porque a mí lo de sacarme sangre es una cosa que me vuelve loca, oye, me apasiona, me deja lóquer, vamos, que no puedo ir sola porque muero, directamente. ¿Exagerada, yo? 


El tema es que llegamos al hospital y yo estaba como de TODOS los nervios. ¿VALE? Es que me pongo muy nerviosa y hay una cosa muy graciosa -NO- también que me pasa cada vez que me tienen que sacar sangre y es que MIS VENAS SE ESCONDEN (otro mecanismo ancestral de defensa). Normalmente se ven a simple vista, tan pálida que estoy, pero las jodías tienen vida propia y cuando saben que viene una aguja se esconden y es imposible encontrarlas. A esto se suma mi tembleque y claro: CUADRO. 


Esta analítica fue la mejorpeor de mi vida, sin ninguna duda. Cuando me tocó pasar a la consulta donde las estaban haciendo me encuentro con tres enfermeras así "serias", digamos. Yo, viendo que ya me estaba mareando y no habíamos empezado les pregunto si me puedo tumbar y me dicen que claro que sí, minipunto. Me acerco a la camilla que estaba pegada a la pared y antes de tumbarme hago una demostración de mi agilidad y coordinación tirando un taburete que estaba debajo de la camilla (o sea, ¿cómo lo saqué? ¿cómo me las apañé para tirarlo? NO SE SABE) y que por el ruido que hizo al caer debía pesar entre 8 kilos y 2 toneladas y media. 


Las tres enfermeras me miran y una me suelta algo como "si te hemos dicho que te puedes tumbar, tampoco es como para que nos desmontes la consulta, creo yo". Pero en plan muy seria y yo que empiezo a reírme (yo es que soy mucho de reírme, ya me iréis conociendo). Me tumbo en la camilla bajo la atenta mirada de las tres enfermeras que están sufriendo REAL por qué será lo próximo que me llevaré por delante. Entonces una de ellas me pregunta si me tumbo porque me mareo y le digo que sí. Y dice que me va a dar una cosa para que no me maree. Yo pienso que me está engañando como a los niños o que me está vacilando porque había sido la de que no les desmontase la consulta, entonces me da un algodón impregnado en alcohol "póntelo en la nariz y respira". Y yo como... 


Y digo "pero, ¿esto hace que no me maree?" y contesta otra "dame a mí otro (a su compañera y a mí) eso lo que hace es que te pilles un pedete y ni te enteres de la aguja". Bueno, ¿dónde está la cámara oculta? En ese punto yo ya risa flójer todo el rato. La tercera enfermera se sienta a mi lado y me coge el brazo izquierdo, siempre me sacan del derecho pero al estar la camilla contra la pared derecha no me podían sacar de ese brazo. Las venas empiezan a hacer de las suyas, no aparecen ni a la de tres, yo con risa floja, la enfermera del algodón diciendo "¡pero qué te va a dar algo, que no estás respirando, hazme caso!" y yo "¿pero que lo del algodón es verdad?" y ella "¡¡que sí, copón!!". Si hubiese podido me habría dado una colleja y merecida. 


Entonces muy rápido, la enfermera que tenía a mi vera aguja en mano dice "¡aquí está! es que tienes las venas finas y bailongas" y otra de ellas suelta un "odo, ¿que las tiene haciendo Zumba o qué?". Yo pensando que era el mejor momento de mi vida en una consulta de no ser por el daño que me estaban haciendo por culpa de mis venas huidizas. Entonces ZAS, vena a tomar por saco. Y la enfermera que me mira, yo la miro, coge un algodón, me lo pone, justo cuando lo está poniendo veo lo que sale de ahí y yo que me da que me da que me da. 


Entonces les digo con un hilillo de voz "es que normalmente me sacan del brazo derecho, porque como se me esconden..." y ellas me miran como "esta muere aquí hoy, EXAGERADITAPORDIOR". Rauda y veloz viene mi compi del algodón, me da la vuelta en la camilla y me deja con el brazo derecho fuera y las piernas en la cabecera así que me dijo que me venía mejor incluso para no marearme. Se pone a buscarme la vena y en un pliqui tenía la analítica hecha. 


Entonces me dicen que si me encuentro bien, les digo que sí, riéndome, me ponen un algodón y esparadrapo en cada brazo y salgo de la consulta en plan Ecce Homo, remangada, con los brazos abiertos y llorando de la risa. Ángel que no sabe qué ha pasado se piensa lo peor y yo le digo que lo que voy es llorando de la risa y le cuento todo. Chapó por esas enfermeras. 

Después nos tomamos unos churritos y luego vino la parte menos divertida. 

Volvimos al hospital, esta vez para la consulta. Nos llamaron bastante rápido y esta vez iba preparada con vejiga a tope de manzanilla y agua para que me pudiesen hacer la prueba del catéter que la otra vez no habían podido hacer. La enfermera que me había reventado la vena era la de esta consulta y cuando me vio pasar por la puerta me pregunta la pobre que cómo estoy y le digo que muy bien (mentira, pero se habían portado tan bien conmigo y eso le puede pasar a cualquiera, no voy a montar un pollo por una tontería así). Me dicen de probar primero el catéter y hacerme un par de ecos porque yo estoy en plan Concha Velasco (y no por chica Yeyé que también). Me hacen la prueba y entra perfectamente, me hacen las ecos y me dejan pasar al baño. 

Entonces nos sentamos y me explican que me tengo que tomar dos meses más las anticonceptivas (YUHU #NO #MEBAJODELAVIDA), volver con la regla de febrero, recoger la medicación en la farmacia del hospi para que me expliquen cómo se usa cada cosa y ya empezamos esa tarde con la medicación, en principio. Me daban cita para el 8/02 pero yo tenía un examen ese día del Ciclo que estoy haciendo, en realidad febrero ha empezado súper divertido, urólogo (encantador y que sabe de endo y por fin me ha mandado una prueba para ver si tengo la vejiga afectada por la endo) el 1, juicio el 2, exámenes del 6 al 8 y gine el 9/02 finalmente. No sé yo si este mes empezaremos, veo demasiado estrés acumulado pero la última palabra la tiene la gine. 

Me comentó que el ovario izquierdo estaba empezando a estar afectado por la endometriosis (el que era mi ovario sano) y que a ver si podíamos sacar el máximo número de óvulos posibles para no tener que hacer una segunda punción por el riesgo que aporta la endo. Me habló muy claro, cosa que me gustó mucho. Me dio explicaciones y me dijo que ni de coña me iba a poner dos embriones, que por mi peso (que he perdido un montón en este último año) y rondo como los 50kg o así, no iba a exponer a un embarazo de todavía más riesgo (sumando la endo). Además, que mi reserva ovárica estaba empezando a disminuir por la endometriosis ya que se veían pocos folículos (antrales creo) o algo así. Me gusta que te digan las cosas claras porque maquillar no vale de nada y menos en esto. 

En fin, que este viernes cita y a ver qué nos dicen. Yo estoy acojonadita perdida. Ya he visto al anestesista y me han dicho que la punción será sobre el 19 de este mes pero no tengo yo todas conmigo de que empecemos este mes. Ya os contaré, obviouslymente. 

Espero que os hayáis reído con la primera parte. 

Y os cuento cositas: el miércoles tendréis en el canal un vídeo sobre cómo llegué a la consulta de esterilidad, que me lo pidieron hace tiempo. Voy a intentar escribir en el blog todos los lunes y viernes y subir un vídeo todos los miércoles. Además si la cosa sale adelante este viernes y empiezo con pinchacitos y demás, os haré un vídeo diario para ir contando cómo va la cosa hasta la punción. El viernes pasado iba a escribir sobre el diagnóstico de endometriosis pero es que fue un día tan genial que ni pasé por casa así que ya os lo contaré en otra ocasión. 

También estoy en proceso de pegarle un buen meneo al blog y hacerlo más bonito visualmente porque me parece una cutrez ahora mismo, pero oye, son etapas de la vida, en algún momento este diseño me pareció una pasada. ¿Qué le vamos a hacer? 

Gracias por llegar hasta aquí. Se os quiere. 

6 comentarios:

  1. La verdad es que me he reído en la primera parte...a mi me pasa lo mismo en las analíticas! luego la segunda...jo, me alegra que lo afrontes con tanta energía y con tanta realidad. Estoy segura de que todo va a salir bien, de un modo o de otro. Te mando todo mi cariño y toda mi energía! Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Que bien que te lo tomes todo con ese humor! Mucho ánimo!!

    ResponderEliminar
  3. Es admirable tu sentido del humor. Demuestras ser una valiente y espero que tenga su premio y consigas tu objetivo pronto. ánimo y suerte con la punción

    ResponderEliminar
  4. Me meo con tu forma de explicar las cosas. Qué graciosa eres! Te leo y me recuerda mi paso por reproducción asistida y siempre siempre siempre las experiencias son tan diferentes de unas a otras! Espero que este mes vaya todo rodado!

    ResponderEliminar
  5. Uff!! Venga, ánimo y relax, como dices son etapas. Un besito guapa! Deseando el próximo post y ver el nuevo diseño :D

    ResponderEliminar
  6. Me encanta el humor con el que os tomáis algunas este proceso por el que os ha tocado pasar; muchísimos ánimos :*

    ResponderEliminar