Ir al contenido principal

Camino FIV: La Punción Chanante... ¡Chanante!

Hola, queris. Ha llegado el día. Hoy os contaré cómo fue mi primera punción (además de lo más chanante vivido en eones). 


Para empezar os diré una cosa que se me pasó en el último post sobre la FIV. Resulta que junto al Ovitrelle me tuve que pinchar otras dos cosillas: Fostipur y Procrin. El Procrin me lo habían dado en una jeringuilla ya cargada en la misma consulta de gine y cuando llegó el momento me puse el Ovitrelle (sin problema), el Fostipur (sin problema) y cuando fui a pincharme el Procrin... ¡¡¡la aguja tenía el grosor -aunque no la longitud- de una intramuscular!!! 


No podía pincharme. Es que no entraba la aguja en ninguno de los ángulos y tenía que pincharme YA porque se me pasaba la hora. Me dio un ataque de nervios y empecé a decir "yo esto no me lo pincho, yo no me lo pincho, no me lo puedo pinchar, no, no, no, no me lo pincho, no, esto no". Vamos, LO NORMAL. Al final, Ángel puso cabeza y me dijo "yo te pincho" y yo, amablemente y con una dulzura de otro planeta le dije "¡los cojones!" y me pinche en modo Pulp Fiction. 


Y, oye, que al final me lo pinché y bien. [de manicomio, mira, te lo digo]

El caso es que la punción fue el día 20/02, martes. Tenía que estar en el hospi a las 8.00 de la mañana con previsión de quedarme allí hasta la tarde, por si moscas. Llegamos al hospital con tiempo, yo tenía que subir a "Encamaciones FIV" y Ángel tenía que hacer el ingreso. Le hice un mapita del hospi para que no se perdiera y porque YO CONTROLADORA NO SOY, soy otra cosa. 

Total que estaba yo ya bailando una sardana de los nervios en la puerta de "Encamaciones FIV" [por cierto, buen nombre para un grupo emergente punk] cuando veo aparecer a Ángel y una enfermera. Ella venía con un papel y una pulserita de festivalINGRESO en la mano, vino y me dijo "¿Paola, no?" y yo pensando "odo, ya he hecho algo, ¡si acabo de llegar!". Asentí y me pasó a la habitación de las encamaciones, me dijo que ella era la matrona que iba a estar conmigo hasta que me pasaran al quirófano y al salir y que le esperase. Fue a cambiarse y después volvió. Me dio el camisón MÁS MONO de todo el hospital y se puso a preparar una vía de yoquésé porque LOS NERVIOS. 


Total, que me pone la vía y me dice que me tengo que quedar completamente desnuda debajo del camisón y yo, en ese momento de desconexión cerebral y pánico absoluto (que me veía a ratos desde fuera y todo) le digo: "¿Me puedo dejar la braguita hasta llegar al quirófano? Es que tengo vejiga hiperactiva y me da miedo manchar la camilla antes de pasar a quirófano". Me mira mi querida matrona con cara de dulzura y me dice: "Pero a ver, hija mía, ¿eso es lo que más te preocupa?", le contesto que sí y me dice que me relaje, que ellos trabajan con toda esa zona y han visto DE TODO. Y yo como "weeeeeeeell, okay". Pero me las dejé hasta que vinieron con la camilla porque yo soy muy mía. [No Wallace]

Me comenta la matrona eso, que va a venir una camilla a por mí y que espere un poquito. YO YA POR LAS PAREDES. Y en ese momento de lucidez total pido que por favor, me hagan una foto porque parezco una cantante indiecountry mala entrando a rehabilitación y SÍ, aquí tenéis esa instantánea. No había entrado yo a quirófano en la vida, Hulio. 


Como veis el estilo me acompaña SIEMPRE y no tengo vergüenza ni la he conocío

De esta guisa me encontró la camillera que tenía ganas de hablar pocas o ningunas. Y yo que me pongo nerviosa y no callo me tuve que callar. Me subí en la camilla y me llevaron a quirófano. Conforme iba pasando puertas el corazón se me iba acelerando (yo pensaba que iba a llegar muerta, directamente) y llevaba un tembleque de piernas impresionante. Pasamos ya a la zona quirúrgica y me dejan en la puerta de un quirófano. Llega una segunda enfermera, creo (en ese momento no estaba yo para reconocer especialistas ni para preguntar, LA VERDAD), más maja que las pesetas y me pregunta que cómo estás corazón. Y mi corazón en el techo estaba ya pero le contesto que bien, con una gran sonrisa y le dice a una compi "ay, mira qué bonica, qué sonrisa". ¿SE PUEDE SER MÁS ADORABLE? 


Total que en esas estamos cuando empieza a llegar más gente y todos hablan de lo mismo: "acabamos de traer TRILLIZOS al mundo en el quirófano tal, ¿has visto los TRILLIZOS?, sí, por allí está la mamá de los TRILLIZOS" y yo "POR DIOS, SHUT THE FUCK UP CON LOS TRILLIZOS QUE ME INFARTO AQUÍ MISMO". 


Y entonces empieza el momento más chanante EVER. Aparece un señor, bueno, un joven, un chico, un hombre joven, mira, no sé. Un ser humano de género masculino y menos de cincuenta años, CREO. Viene vestido de forma distinta a todos los demás y me da en la nariz que es el cirujano que me va a hacer la punción (creo que el que la hace es el cirujano pero si me equivoco seguro que algún anónimo sabelotodo nos lo hará saber, no preocuparse). Me mira, mira mi camilla tembliquera y me pregunta que cómo estoy y le digo que bien con mi gran sonrisa y dice que mira qué feliz está ella, oye y yo como "me quiero ir a mi casa ya, JELP". 

Oigo voces a mi espalda, el cirujano dice algo como "Madre mía lo que hay aquí, ¿con qué lo limpiáis?", alguien le contesta que con un poquito de lejía. Yo empiezo a pensar en sangre, órganos, vísceras... no sé, que a alguien que pasaba por allí se le ha caído un ojo o algo. No soy exagerada, soy otra cosa. Veo al cirujano, se mete en el quirófano y sale con una botellita y procede a echar aproximadamente LITRO Y MEDIO de lejía justo detrás de mi camilla. A esto yo pienso "Joder, los recortes en Sanidad, ¿será esta la sedación que me van a poner?" Viene mi matrona adorable y me tapa bien los pies porque se han dado cuenta del nivel de tembleque que llevo y se piensan que es por el frío, JARL. Y yo "No, no, si el frío no es, son los nervios". Y ella que me mira como: 


Entonces empiezan otra vez las voces detrás de mi cabeza: "¿Pero quién ha echado esto aquí? ¿Pero quién ha sido el animal?". Aparece el cirujano diciendo "¿Se me ha ido la mano, a lo mejor?" se escucha "¿A lo mejor? ¡Si vas a sedar a la pobre muchacha que está aquí!", me mira el cirujano con cara de maemíamaemía y le digo "Si sabía yo que esto era la sedación low cost" y se queda flipando, se echa a reír y empieza a decirles a los demás "Ya está, ya nos ha pillado." Entonces viene el momentazo que recordaré para siempre porque me hizo relajarme un poco (que dado el caso que nos ocupa es mucho). Conversación real con el cirujano: 

Él: ¿Has visto Apocalypse Now? 
Yo: No. 
Él: Pero seguro que te suena la frase de "Me encanta el olor del Napalm por la mañana."
Yo: Ah, sí, sí me suena. 
Él: Pues a mí me encanta el olor de la lejía por la mañana. 
Yo: GUAT DA JAAAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJAJAJAJAJA

Y ahí nos tiramos un rato riendo y yo en mi fuero interno pensando "POR FAVOR QUE ESTE SEÑOR SEA TAN BUENO COMO CACHONDO, POR FAVOOOOOOOOR".

Antes de que me diera cuenta me pasan a quirófano y éste se empieza a llenar de gente. Todas mujeres y el cirujano. Me pasan a la mesa que es como un potro de gine pero más incómodo. Empiezo a temblar nivel ataque epiléptico y me ponen las correas, me vuelven a decir si tengo frío y yo que no, que los nervios. Una de las currantes que hay por allí me mira los muslos y me dice "Ay, qué tatuajes tan chulos" y yo, "Ay, que os como a todas porque sois adorables, ¿dónde estabais toda mi vida?". 

Lo siguiente ya lo recuerdo regulín. Me empiezan a poner un montón de parches, me ponen un pulsómetro de pinza en el dedo, me sondan antes de dormirme, le echan la bronca a la que me ha sondado por no esperarse a que me duerman y me dicen: "Paola, te voy a poner una mascarilla, no huele, no duele, sólo tienes que respirar profundamente un par de veces". Me la ponen. Respiro una vez y cuando voy a hacerlo por segunda vez... voy por un pasillo. Me llevan en la camilla. Me llevan a la sala del "Despertar" que me suena a "Resplandor" y me da TODO EL MAL ROLLO. 


Aquí tengo recuerdos de aquella manera porque voy despertando y pegando cabezazos... me ponen parches, me enganchan algo en el dedo, me colocan en una pared ¿pero hay detrás una puerta? No, ¿no? Veo movimiento delante de mí. Es una chica de mi edad más o menos, ¿hemos llegado antes de la ovulación? PUUUUUUM, noto un pinchazo mortal de necesidad. Aaaaaaaaaaaay. Me retuerzo. Le darán toda la información a tu marido, no te preocupes. Otro pinchazo. Aaaaaaaah. ¿Qué te pasa, te duele mucho? Sí, me duele muchísimo. Oye, esta chica es alérgica a los antiinflamatorios y paracetamol, le duele mucho, ¿qué le ponemos? Morfinazo en vena. Ahhhhhhh. Me duele, me duele. Vuelve la chica a mi lado, no sé cuánto tiempo ha pasado pero está muy preocupada. No sabe qué hacer ni qué decir y yo como siempre en estos casos me vengo arriba "no te preocupes, siempre me duele mucho al ovular por la endometriosis y supongo que ahora es más fuerte por la estimulación y que hayan estado tocando". Consigo decir todo eso, no sé aún cómo y ella me dice que se me pasará pronto. Que me va a hacer efecto ya y le cambia la cara y me alegro porque lo estaba pasando peor que yo. Caigo. Estoy despierta. Me duele pero como a lo lejos. ¿Cuándo me subís [quiero saber qué ha pasado en quirófano]? Cuando te despiertes del todo. Ah, pues ya estoy muy desp... caigo otra vez. Me despierto, intento mantenerme despierta y abro mucho los ojos para que me vean y me suban a la habitación. No cuela. Aún me queda un ratito. Los dolores se van apagando y se quedan en pinchazos soportables. Ya no me duele. Bien, muy bien, me alegro. Pip, pip. Miran el monitor. Yo ya estoy casi al 100% pero atontada por la morfina. Se acercan y me preguntan algo que ya no recuerdo pero que contesto bien porque empiezan a desconectarme cositas. Entonces me cogen de la mano para soltar el pulsómetro pero no es de pinza, es una cinta con una luz roja y la llevo alrededor del dedo a lo que digo "anda, parezco ET, jejeje", se miran entre ellas como "maaaaaaaaadre mía, las drogas". Llaman a una camillera que me lleva a la habitación. Me pasan por toda la planta de recién paridas GRACIAS, EH. Y llego a la sala de encamaciones donde me espera mi familia, al verlos alzo el puño y grito "Y NO ME HE MUERTO". La mujer de la camilla me imagino que fliparía pero eran cosas nuestras. 


Mi matrona está otra vez a mi vera, me sientan en el sillón y me da un zumito, agua y unas magdalenas o galletas para que coma cuando me encuentre con ganas empezando por el agua. Tengo sed de hace siglos y empiezo a beber traguito a traguito. En ese momento mi cara es de Teletubbie drogado y aquí la muestra. La estrella caída en desgraciada de indiecountry tras salir de rehab. 


Ay, qué cara, qué pelos, qué pintas. Me parecía muy egoísta quedarme esto para mí cuando os podéis descojonar un poco, la verdad. 

La verdad es que me encuentro bien porque voy con un chutazo de la leche y no me duele casi nada, tengo esos dolores sordos pero no punzantes como antes. Me dejan un ratito con la familia y después me vuelve a preguntar la matrona que cómo estoy, le digo que bien, que un poco atontada pero bien. Y me dice que va a buscar a un médico para que me firmen el alta así que me puedo ir a casa. Cuando me dan el alta me comentan que el SÚPER MEGA CRACK del cirujano ha conseguido puncionar los dos folículos gordos del ovario derecho (los que estaban muy mal para acceder) y tres folículos del izquierdo (también de difícil acceso por estar detrás del útero) y que se han conseguido tres ovocitos. Todo esto sin ningún tipo de complicación. ¡UN CRACK!

Me quedo muy contenta porque llevaba 6 folículos buenos y han podido pinchar 5 y sacar 3 ovocitos. No podía pedir más con lo que llevaba. Me dice que llame al día siguiente al laboratorio para que me digan cuántos han fecundado y para saber la fecha de transferencia. Aquí engañamos a todo el mundo porque queremos que el día del positivo sea una sorpresa para todos y decimos que la gine me ha dicho que tengo que esperar una regla para hacer la transfer. 

Como veis y en comparación con lo que viene siendo habitual en mis visitas al médico, en esta ocasión todo fue sobre ruedas, me trataron genial con cariño y empatía (cosa que no es muy difícil, la verdad). Lo único que no me gustó de todo fue que en el informe indican "esterilidad femenina de origen no especificado". ¿Y LA ENDOMETRIOSIS, TAL VEZ, NO TENDRÁ ALGO QUE VER? No sé, dudas... Nos callan, nos silencian, somos invisibles... 

Por lo demás y aunque al final la cosa no saliera bien, mi primera visita al quirófano no podría haber sido mejor. Gracias a ese equipazo que me atendió en esta ocasión. Vivan los profesionales de verdad :) 

Por cierto, antes de irme, hoy se abre el plazo de votaciones para los Premios 20Blogs 2018 en los que me podéis votar con el widget que tenéis a la derecha o desde este enlace, ¿me ayudáis? 

Se os quiere. 

Comentarios

  1. Madre mia que aventura...no se si reir o llorar...jajajaja
    Yo también me sometí al mismo tratamiento y fué un pis pas,ni me enteré,eso si drogada como un teletubbie como tu...jajajajaja

    Suerte bonita!!

    Un beso

    ResponderEliminar
  2. jeje una campeona en toda regla!!! yo cuando entré en quirófano y vi lo guapa que era la anestesista ( de mascarilla para arriba claro, pero me pareció ideal y tan joven y tan educada y tan mona!!) estuve a punto de decirle que si no conseguía mi doctora sacarme óvulos, si me daba alguno suyo! menos mal que me durmieron antes de abrir la boca! cuando me desperté volví a ver a aquel ángel y le dije " he soñado mucho" jaja me faltó añadir con tus óvulos jóvenes y guapos !;)

    ResponderEliminar
  3. Madre mía, Paola, menudo periplo. Yo, por suerte, no he tenido que someterme a ningún procedimiento para ser madre, pero imagino que tiene que ser una fiesta de hormonas y que todo debe parecer terrible o maravilloso, sin puntos medios.
    Creo que es muy positivo que cuentes tu experiencia y que describas el paso a paso, para que otras mujeres que están a punto de pasar por ello, se sientan más seguras y entiendan que lo que les ocurre es normal.
    Espero que poco a poco vaya todo bien y que puedas ser mamá.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Te deseo mucha suerte. Desde luego, el buen humor te acompaña y eso es muy positivo. Pocas mujeres comparten estos momentos de incertidumbre, de hospitales y agujas, nunca se llega a ver todo el proceso que le llevó a ser mamá, así que gracias por ser tan fuerte y compartir esta experiencia con nosotros. Que vaya todo bien!

    ResponderEliminar
  5. Hola preciosa!!!
    Wooow cuando empecé a leer parecía una aventura de cuentos hasta que me doy cuenta que todo eso es para estar embarazada.
    Desde luego eres una luchadora mucha suerte, que se nota que serás una excelente madre. Gracias por compartir tu experiencia .
    Yo por suerte no tuve que someterme a ningún tratamiento para ser madre y la verdad a es que con tu alegría y buen humor parece algo simple, eres una mujer muy fuerte un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Hola!!! Pero que manera de contarnos tu historia en el hospital, seguro ha sido una verdadera hazaña todo este procedimiento. La verdad soy de las que casi se desmayan con solo mirar una aguja, así que mientras te leía sufrí contigo jeje.
    Espero que todo resulte como lo planearon.
    Gracias por compartir
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  7. Reconozco que me he reido, pero no de tus caras, sino de cómo lo ibas contando todo. Y hasta que no he llegado al final no he pillado el proceso.Lamento que no llegara a buen puerto parece que has quedado animada a seguir intentándolo si te ponen ese equipazo, ¿no? Bss.

    ResponderEliminar
  8. Me daría un miedo de horrores si me tuviera que someter a eso, espero nunca suceda, espero que tengas suerte, gracias por contarnos tu experiencia creo que es muy bueno para aquellas mujeres que también tienen que pasar por esto.
    Besos guapa.

    ResponderEliminar
  9. Hola guapa. Me ha gustado mucho leerte porque se ha hecho muy a meno, me has hecho reír mucho aún siendo un tema delicado. Me gustan las personas que se lo toman con humor. Te deseo muchísima suerte. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Hola! Madre mía admiro tu buen humor y tu fuerza de voluntad! Gran historia para que las demás personas pierdan el miedo a este tipo de procesos! Enhorabuena por tu blog!

    ResponderEliminar
  11. Bueno... que miedo me da a mi un quirofanoo! Entiendo que lo pasaras tan mal, pero me ha encantado leer tu experiencia y el toque de humor que le has dado, ¡eres una crack! Me alegra saber que fue todo tan bien
    Besos desde JustForRealGirls

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Estudio de endometriosis profunda, la película.

Como siempre ando haciendo las cosas al revés. Aún no os he contado cómo he llegado hasta este punto pero esto tenía que contarlo así que aquí os dejo esto y cuando tenga tiempo os contaré todo lo demás (intentaré sacar tiempo un día que no tenga carademierda para hacer un vídeo explicando mi experiencia con la endo como ya hablamos en Twitter). 
Como esta es la segunda o tercera parte de una historia que vengo contando desde hace dos años, no haré como J. K. Rowling y haré un resumen de los libros anteriores porque los que me seguís en Twitter ya sabéis de qué va la cosa. 
Todo empieza con los resultados de mi segunda Inseminación Artificial: negativazo. Nos habíamos tirado de cabeza a la piscina aceptando la inseminación con cuatro folículos (tres del ovario bueno y uno del ovario malo donde tengo el endometrioma de 5-6cm). Tras el negativo y al dejar la progesterona tuve una regla rara rara rara con visita a urgencias incluida en la que expulsé un tejido que dos ginecólogas me dec…

Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Cookies tipo Subway con receta y cosas que se acaban + Info Cursos

Pues sí, las cosas se acaban. El 30 de septiembre se acabó el servicio en el que estaba trabajando... pero no os penséis que estoy parada... porque esa palabra no entra en mi vocabulario. 

Además estaba pasando por unos momentos muy duros y peté. Peté en plan Blue Screen of Death (vamos, la Pantalla Azul de la Muerte pero que mola más ponerlo en inglés por el postureo que acompaña a los blogs de repostería confectionery). Y al petar sólo hay una forma de despetar y me hice un Hard Reset y poco a poco parece que voy volviendo a la vida a lo Monstruo de Frankenstein (que NO se llama Frankenstein). 

Y vosotros diréis "¿Pos qué pijo me estás contando? Yo lo que quiero son galletas de Subway, que tengo el corazón rotismo." (si sois paisanos míos lo diréis así y si no a saber...) y yo os digo que ya viene, ya viene.