Ir al contenido principal

De hostias y viajes en el tiempo.

Hola, queris, ¿qué marcha me lleváis? Estaba yo aquí hablando con mi querida Esti (que es que me la como un día de estos) y le he dicho que me apetecía escribir algo en el blog por darle ritmillo y tal pero que no sabía sobre qué escribir y ella me ha dicho que por qué ahora que he cambiado el blog y es más adulto, no escribía algo sobre qué me diría si volviera atrás y la verdad es que ya había pensado en hacer una entrada sobre algo similar: sobre los complejos que tenía cuando era joven y de por qué subí esta foto a mis redes sociales hace unos meses... 


Ahora tengo 28 años, muy bien llevados externamente como podéis comprobar, por dentro estoy muerta en vida, eso también es verdad. Ah, también suelo hacerme muchos moratones porque soy EXTREMADAMENTE torpe, información tope relevante para volver a la tierra. Hacía años que no subía una foto así a internet porque había madurado y tal pero el día que me hice esa foto es que me apetecía. Punto. 

Y aquí viene el lío. ¿Qué me diría si volviera atrás? Pues veréis, primero me daría un par de hostias sin consagrar ni nada porque iría a mi etapa adolescente directamente, de la infancia vamos a pasar de momento. El tema es que a partir de los 13 años empecé a estar ultra acomplejada por todo mi cuerpo TODO todito todo, el refuerzo externo no ayudó porque di con cada panda de hijas de una hiena que ojito pestaña. Alcancé un grado de complejos con 16 años que no quería ni salir a la calle pero salía por joder, que yo era muy mía. Ay, con 16 años vivía la época Fotolog [jóvenes de mi quinta, si sobrevivimos a eso no nos para ni una catástrofe nuclear a nivel mundial, PODEMOS] y como yo era de contestar y feedthetroll a muerte pues a cada comentario de lo fea, gorda y otros calificativos más bonitos que el sol que recibía, yo contestaba con más provocación porque estaba acomplejada, sí, pero tenía los huevos muy gordos. Era todo absolutamente ridículo. Yo contestaba como si me diese igual mientras lloraba y decía que no iba a volver a comer, que no iba a volver a salir, que no iba a volver a ponerme una falda y me creía todo lo que me decían: que era fea, que era gorda, que era todo lo demás. ¿Por qué era ridículo? Porque esta era yo con 16 años. 


[Esta es una foto recortada de uno de los cientos de montajes que subía a mi Fotolog, os ahorro el montaje porque os quiero.]

Como podéis comprobar estaba gordísima hasta niveles insospechados además de ser un auténtico cardo, AY SÍ. 

¿Qué me diría entonces? Pues después de las hostias me diría sólo una palabra: ENVIDIA. Porque puede sonar a autofelación extrema pero POR FAVOR es que estaba muy buena y es obvio y a quien le moleste pues mira, me la pela porque tengo 28 años y no os voy a hacer la rima porque como que no queda bonito, pero os podéis imaginar por dónde me paso la negación a la afirmación anterior ;) Después me animaría a seguir siendo como era porque de aquellos fuegos estas cenizas y conmigo no puede N.A.D.I.E. y es, en parte, gracias a aguantar toda aquella mierda como lo hice -cuando conseguí que fingir que me daba igual se convirtió en realidad. Después me diría que todo llega, aunque odie esta frase con todo mi corazón, porque es verdad. Al final sales del pozo, al final encuentras el amor, al final encuentras a gente que merece la pena de verdad, al final hasta te crecen las tetas cuando cumples 21. 


No intentaría cambiar mi forma de ser porque me gusta ser cómo soy, ni intentaría cambiar mi forma de tomarme las cosas porque es algo muy mío. Sólo intentaría hacerme ver la realidad y poder pensar y actuar en consecuencia. Cuando veinte chicas me decían que yo estaba gorda -habéis visto la foto, eso no es algo subjetivo como la belleza, por favor- tendría que haber sido capaz de mirarme en el espejo y verme realmente como era. Pero entiendo que por ahí hemos pasado muchas, desgraciadamente. 

Además de no intentar cambiarme me animaría a seguir siendo tan absolutamente peculiar. En todo. 


Aquí yo el día en el que se hacían las fotos de la orla (17 años) y si os creéis que no iba otros días así al instituto, ay, angelitos, estáis muy equivocados. Ponerme lo que me daba la gana era reflejar con la ropa cómo era, cómo quería ser. Ir un día con las zapatillas de colores distintos, al siguiente con taconazos y corbata, al siguiente hecha un cuadro picassiano... todo eso era YO y, en perspectiva, estoy TAN ORGULLOSA. Porque las reacciones a mis vestimentas "especiales" eran tan variopintas como mis looks. Recibía insultos, muchos muchísimos más insultos que halagos pero me daba absolutamente igual y hoy en día me lo sigue dando. Puedes meterte con mi ropa, con mi pelo, con mi calzado... mientras no te metas con lo que hay dentro de mi cabeza me da igual y eso viene de muy muy atrás. Así que en este caso me diría que debo seguir así porque esas tonterías me han hecho ser como soy hoy. 

También me animaría a seguir escribiendo cada cosa que me pasara por la cabeza fuera malo (como cuando me dio por escribir poesía que era mala pero con inquina) o cojonudo. Vamos, lo que he hecho toda la vida desde mi primer escrito sobre lo malas que eran mis compis de clase conmigo con SEIS años, #dramaqueenforlife. 

En resumen, intentaría hacerme ver la realidad de aquella época -y no lo que me decían- y me animaría a seguir así de cojonera y luchadora porque, no os voy a engañar, lo he hecho bastante bien. 

Para posts sobre mí más intensos, profundos y esas cosas ya tenéis esto

Se os quiere, hermosos.

Comentarios

  1. Me encanta cómo escribes, además como vi tus videos le pongo hasta tu voz en la cabeza, eres muy divertida aún contando dramones! eso es un don!
    El colegio/insti es una mierda yo creo que todos volveríamos a atrás a decirnos a nosotros mismos lo idiotas q eramos por preocuparnos por tonterias que no merecían que perdiésemos tanto tiempo..y de la gente de al rededor ya ni hablamos, gentuza unida cual manada insultando y metiéndose unos con otros, y haciéndo daño, porque parece que eso es un deporte...yo recuerdo como a una chica que tenía caderotas, encorvada hacia delante, encías grandotas, ojos saltones y pelo rizado imposible, se la pasaban llamándole "alfalfa" pobre chica!!! yo llegué nueva a ese colegio y fue la primera en acercarse para hablarme y que no me sintiera sola en medio de esa jaula de lagartijas!( perdón a las lagartijas) ahora me gustaría volver a atrás y ser capaz de enfrentarme al resto para defenderla y decirle sois todos unos capullos y el tiempo os pondrá en vuestro lugar, dais penita!
    En fin, como bien dices, pasar por ahí nos hace ser lo que somos, y de los traumas hay que hacerse un escudo, porque siempre viene bien y nunca se sabe lo que está por venir...
    Mucha suerte con todo!!la armadura ya la llevas puesta para las guerras venideras ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a empezar a pagarte por tus comentarios porque soy MUY FAN jajajajaja. Me felicitó mi psicóloga por poder contar las cosas con un punto de humor así que muchísimas gracias por verlo tú también ;) Es verdad, no entiendo esa fijación por destruirnos en el instituto, no la entenderé nunca... Pobre chica, de verdad y mira, luego la primera en acercarse... Exacto, tenemos que aprovechar cualquier experiencia siempre porque nos ayudan a hacernos más fuertes y a no repetir nuestros errores. Sí, la armadura ya viene incorporada, yeah!
      Un besote :*

      Eliminar
  2. Qué bien nos vendría a todos tener la oportunidad de hablarnos a nuestros 'yo' más jóvenes. La vida es sin duda un cúmulo de experiencias que nos ayudan a aprender. Querernos a nosotros mismos y tener una alta autoestima es fundamental. Por suerte, yo nunca he tenido complejos y siempre he estado muy segura de mí misma.
    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
  3. Hola!!! Me encanto tu post y como describes la realidad. Es verdad que la adolescencia es dura y te lleva a tomar acciones (aveces por rebeldía o por seguir a los demás) que no siempre son las mas adecuadas pero es parte de ir formando la personalidad única de cada uno de nosotr@s. Es maravilloso poderse dar la oportunidad de encontrarse con ese yo adolescente (como regresar el tiempo) y decirle -mira que bien lo hiciste-, y recordarlo como una experiencia de enriquecimiento personal.
    Gracias por compartir.
    Saludos :)

    ResponderEliminar
  4. Hola!! Para empezar a ver si me acuerdo de todo lo que he ido pensando mientras que te iba leyendo que parecía que estaba hablando contigo jeje. Me ha hecho mucha gracia lo del fotolog porque antes de que lo pusieses me ha venido a la cabeza y yo era también la típica que todos los días escribía en el fotolog. Me he quedado alucinada cuando he visto tu foto de tía buenorra y he pensado que hijas de p... Las que se metían contigo y es lo que dices son envidias porque no entiendo cómo cuando somos tan jóvenes somos tan malas sino y no nos damos cuenta del daño que se puede hacer pero se ve que tú eres una luchadora y como has dicho con la cabeza muy dura jeje y eso ha hecho que hoy seas y valgas lo que vales. Y fíjate que en nuestra época había muchos problemas de este tipo pero ahora a los adolescentes y es que dan miedo las cosas que pasan también. Me ha gustado mucho leerte así que espero otra entrada prontito.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Estudio de endometriosis profunda, la película.

Como siempre ando haciendo las cosas al revés. Aún no os he contado cómo he llegado hasta este punto pero esto tenía que contarlo así que aquí os dejo esto y cuando tenga tiempo os contaré todo lo demás (intentaré sacar tiempo un día que no tenga carademierda para hacer un vídeo explicando mi experiencia con la endo como ya hablamos en Twitter). 
Como esta es la segunda o tercera parte de una historia que vengo contando desde hace dos años, no haré como J. K. Rowling y haré un resumen de los libros anteriores porque los que me seguís en Twitter ya sabéis de qué va la cosa. 
Todo empieza con los resultados de mi segunda Inseminación Artificial: negativazo. Nos habíamos tirado de cabeza a la piscina aceptando la inseminación con cuatro folículos (tres del ovario bueno y uno del ovario malo donde tengo el endometrioma de 5-6cm). Tras el negativo y al dejar la progesterona tuve una regla rara rara rara con visita a urgencias incluida en la que expulsé un tejido que dos ginecólogas me dec…

Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Cookies tipo Subway con receta y cosas que se acaban + Info Cursos

Pues sí, las cosas se acaban. El 30 de septiembre se acabó el servicio en el que estaba trabajando... pero no os penséis que estoy parada... porque esa palabra no entra en mi vocabulario. 

Además estaba pasando por unos momentos muy duros y peté. Peté en plan Blue Screen of Death (vamos, la Pantalla Azul de la Muerte pero que mola más ponerlo en inglés por el postureo que acompaña a los blogs de repostería confectionery). Y al petar sólo hay una forma de despetar y me hice un Hard Reset y poco a poco parece que voy volviendo a la vida a lo Monstruo de Frankenstein (que NO se llama Frankenstein). 

Y vosotros diréis "¿Pos qué pijo me estás contando? Yo lo que quiero son galletas de Subway, que tengo el corazón rotismo." (si sois paisanos míos lo diréis así y si no a saber...) y yo os digo que ya viene, ya viene.