Ir al contenido principal

Tía, te pasan cosas raras

Hola, queris. Prácticamente toda la vida he aguantado comentarios sobre mi ropa, pelo y gustos y, normalmente, siempre ha ganado una palabra sobre todas las demás: "rara". 


Tampoco es que haya sido un problema porque yo eso siempre me lo he tomado como un cumplido así que me ha venido dando igual, por no decir otra cosa (que acabo de empezar el post y no quiero abrumaros con mi fina prosa, hostias). 

El tema es que yo, como ya habéis visto -sobre todo si me seguís en Twitter- tengo una manía: contar cosas. Cosas que me pasan. Todo el rato. A todas horas y te guste o no. Me veo a veces un poco Shoshana pero sin esa velocidad -que sólo saco para desquiciarte si veo que te estás aburriendo con lo que cuento. ¿Callar? Callar es para lúsers. 


No considero que me pasen cosas raras pero un día estaba yo contando algo que me había pasado cuando una persona -un poco especial, digamos- me soltó la frase que da título al post de hoy: "Tía, te pasan cosas raras". Digo que esta persona es especial porque es ese tipo de gente a la que le cuentas algo y te dice "A MÍ MÁS", que tiene como forma de vida el yomime y que, además, para adornar un poco una vida de mierdis, te cuenta unas historias del copón -todo mentira- de las que luego no se acuerda y acaba contándote la verdad no adulterada sin darse cuenta. 


Easy, Jim! Ya sé que pasar de "yo viví en una furgo un año" a "yo estuve un puente durmiendo en una furgo" no es lo mismo pero es MUY gracioso cuando se escapa la versión original. 

El tema es que, claro, cree el ladrón que todos son de su condición y cuando das con un wow, didn't see that coming, *mentiroso compulsivo* (palabrita que los gifs no están buscados pero gracias a las bonitas casualidades de la vida por este momentazo) se piensa que todo lo que tú cuentas también es mentira. 

Yo, además, soy muy de darle vueltas a todo y cuando me soltaron esa frase me puse a pensar en lo que había contado y vi que no había nada raro, era sólo una tontería que había pasado. Me puse a pensar en otras historias que le había contado a esta persona y tampoco había ninguna que fuese increíble o que hubiese adornado con fantasías de ningún tipo (eso a veces os lo cuelo en Twitter, no os voy a engañar, pero si os lo creéis no tengo yo la culpa). Entonces, ¿en qué se basaba para decir que me pasan cosas raras cuando estaba contando cosas de lo más normal? 


Y caí. No es lo que cuento, es CÓMO lo cuento. Puedo hacerte un relato sobre la reacción de un conductor de bus al darle los buenos días mientras nadie más de los que se habían subido en mi misma parada lo había saludado y lo haré como si te estuviese contando el Ulises. No lo planeo. Pero desde ese día soy más consciente de cómo cuento las cosas: las cuento con ganas, con emoción, con pasión. Joder, ¡si escribí una elegía dedicada a mi felpudo de Star Wars cuando nos lo robó un vecino!

Me gusta contar cosas y soy capaz de relatar cualquier cosa que me pase como si hubiera subido al Everest una tarde de domingo cualquiera. ¿Qué le voy a hacer, siyonacíenelMediterráneo y para escritora? Por lo menos, las cosas que cuento no son mentirijillis ;) (bueno, sólo cuando os digo que la siguiente entrada va a ir sobre x tema y luego salgo por donde me da).

Si a ti también te gustan las cosas que cuento, te divierten o sientes una mínima empatía por esta pobre desgraciadita gitanatúeresteniéndolotó, recordad que estoy participando en los Premios 20Blogs en la categoría "Personal" y que podéis dejarme vuestro voto AQUÍ. Un gritón de gracias. 

Se os quiere, cosas bonitas. 

Comentarios

  1. Vaya! Pues si que se nota que te gusta contar cosas, yo el twitter y mis redes sociales las uso para temas exclusivos de mi blog, las cosas personales me las reservo para mi porque eso de estar soltando rollo al ciberespacio, pues prefiero conversar con mis amigos en persona.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco cuento nada personal por aqui,personal me refiero a cosas que cuentas en pasados posts y eso...jajajaja pero mira así descubrimos gente nueva con ideas diferentes y también está bien.
    Sigo diciendo que me encantan los gifs que pones y me parto porqué son hechos espresamente para lo que publicas en ese momento.

    Genial!

    ResponderEliminar
  3. Es fascinante lo que me enganchas chica. Jajajaj voy leyéndote y me quedo con ganas de más
    ¿Sabes qué creo que pasa? (en amgunos casos) hay gente que con sus ansias de tener cierto protagonismo pues, piensan que lo de los demás es aburrido o que es demasiado raro para ser verdad ... O es la impresión que me da a mi jaajaj.
    Me encantó el post. ¡Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola gitanaerestuteniendolotó jeje
    A mi me encanta leerte por eso mismo porque cuentas las cosas con entusiasmo, me sacas las sonrisas y me das como un chute de energía.
    Y mira no flipas como la otra persona contando mentiras, expresas lo que sientes y punto.
    Me gusta.
    Muchos besitos!

    ResponderEliminar
  5. Llámala rara, llámala distinta, llámala única. Que conozco desde hace poco tu blog y tienes una forma de contar las cosas que engancha. Así que pienso quien te hizo ese comentario tiene envidia porque no sabe expresarse como tú, bss!

    ResponderEliminar
  6. Chica, a mi tambien me llaman rara, pero como tu, siempre me lo he tomado como un cumplido xD y coincido contigo tambien en que no es lo que te pasa sino como lo cuentas jajaj si es que me he visto reflejada en ti con lo de contar el Ulisses, mi pareja me dice que para contar algo que ha pasado en diez minutos yo necesito una hora xD o sea mínima empatías no, comprensión total y absoluta, que veo que somos frikifriends!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario. 

Y así empezó la semana que estuve embarazada.