Ir al contenido principal

Repita conmigo: cervicotrigonitis

Hola, queris. No, vengo a venderos un coche con el cuento del ziritione ni a hablaros de un nuevo Pokémon. Hoy tenemos una de esas maravillosas entradas de misterio, fantasía y ¡¡diagnóstico de enfermedades de nombres impronunciables!! que os harán llorar de la emoción y quedaros shocked with wonder. #NO


El pasado martes 3 de abril tuve mi esperadatemida cistoscopia (citoscopia me pusieron en el papel y el corrector me dice que están las dos mal escritas, LEAVE ME ALONE). Esperada porque mediante una cámara que introducen en la vejiga (YIKES) podrían confirmar si tenía endometriosis vesical y era la causante de mi vejiga hiperactiva (lo tengo todo, papi) y temida porque te meten una cámara en la vejiga O SEA LEAVE ME ALONE FOREVER AND MORE. 


El caso es que llegué yo al hospital NOSÉCÓMO porque había planeado encadenarme y que llevaran mi cadáver si acaso pero parece que el plan no funcionó, llegué con la idea de que me iban a hacer la prueba con anestesia local, no porque yo me consolara así... PORQUE ERA LO QUE ME HABÍAN DICHO. Pero, ay amiguis, la vida no es así y cuando pasé a la consulta me confirmaron que era SIN ANESTESIA. 


Lo primero que pensé fue OVER MY DEAD BODY pero también te diré, querido lector o lectoro, whatevs, que me había colado en plan Messi regateando en el área a tres defensas y encarando a portería y, claro, llevaba ya más de media hora de espera, no iba a irme así de vacío. [pun intended]

El caso es que me pasan a la consulta donde me esperaba mi adorado amigo: EL POTRO. Al final me acabaré pillando uno para casa porque ya no sé ver la tele en otra postura que no sea esa. Me invitan amablemente a desnudarme de cintura para abajo y a tumbarme en aquella máquina de tortura del siglo XV el potro. Allí que me voy yo, cierran la puerta y me dejan allí un ratico con las vergüenzas al aire mientras oigo fuera mi nombre repetido dos millones de veces. También escucho a la persona que habían llamado cuando yo me levanté rauda para pasar pero seamos serios: te llaman y no estás, me levanto yo que ya llevo esperando 40 minutos lo que significa que tú llegas por lo menos 40 minutos tarde y quien se fue a Sevilla perdió su... ¿potro? En fin, que llega la enfermera y me pregunta que de qué me conoce y yo "no sé, puede ser de QUE VIVO EN EL HOSPITAL DESDE HACE UN AÑO", pero con amor. 


Siempre con amor. Entonces llega el urólogo y me dice que fue él quien me mandó la prueba y yo como: "señor, métame la fucking cámara y acabemos con esto de una vez y luego nos tomamos un café si quiere", también con amor siempre, siempre con amor. A mí me temblaban hasta los piercings a estas alturas, palabrita. Y como, de verdad qué suerte tengo últimamente, eran súper adorables tanto la enfermera como el urólogo me intentan relajar. ¿Y cómo te intenta relajar un médico? EASY PEASY: mintiéndote. Entonces este señor adorable me dice "esto es como cuando vas a la playa y el agua está fría, vas a notar un *uys* y ya está". Mira, en ese momento me eché a reír. 


Para seguir quitándole hierro al asunto me dice el urólogo que si voy a querer verlo. "Nononononononono, si yo me mareo viendo estas cosas en la tele, me va a dar algo". Pero él era un cachondo, oh yeah. Así que me mete la cámara (agua fría, mis cojones, corasao) y gira la pantalla para que yo pueda ver y yo, golismera a full, miro el monitor y "uaaaaaaaaaaaaaaaaala, ¿eso es? uaaaaaaaaaaaaaaaaaaaala, ¡qué pasada!" y ellos "jijiji". 

Me empieza a explicar todo, veo cómo se va llenando la vejiga, no me mareo ni poto ni nada y oigo lo peor mientras se ve un tejido muy enrojecido en una zona: "mira, aquí tenemos la endometriQUIERO DECIR, hay inflamación pero no es endometriosis". Y me pongo a bailar pero sólo mentalmente porque bueno, cámara en la vejiga, #nohasefaltaquetúdisesnadamás. Yo sólo podía pensar que no había endo y ya me daba todo igual, me lo tuvo que ver en la cara. Entonces el gine me explica lo que son las rojeces esas, se veía todo el tejido inflamado y los capilares perfectamente visibles que en otra zona no se veían (y era rosita palo, no os puedo decir exacto pero luego miro una pantonera para que podáis saber de qué color exacto es mi vejiga que sé que os interesará mazo). 


Entonces el urólogo me explica que esa inflamación se conoce como "cervicotrigonitis, no, no te preocupes que ahora te lo escribo para que lo puedas buscar luego en Internet". Y yo le contesto: "¿yo? ¿buscar cosas en internet? Jamás". Y que se puede deber a cambios hormonales pero no se conoce la causa exacta ni tiene cura aunque sí puede mejorar con tratamiento y que de ahí la vejiga hiperactiva y que me duela cuando estoy ovulando o muchísimo con la regla porque con los cambios hormonales se inflama todavía más. Y yo que le quiero besar, a él y a la enfermera que me decía en ese momento "mira, ¡si tienes un lunar en la vejiga! Que no, que esta no es tu vejiga, ¡que es un vídeo que le ponemos a todoooos!" porque me tratan tan bien y porque mi vejiga hiperactiva tiene explicación por fiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiin, bitches. [Pero si te acaban de diagnosticar otra enfermedad sin cura. Sí, pero cuando duden de tu enfermedad al punto de decir que te la inventas, vienes y me cuentas si es para celebrar o no que encuentren el por qué, aunque sea debido a otra enfermedad.]

En fin, que fue duro pero guay porque me trataron chachi -que no debería ser cosa reseñable, debería ser LO N-O-R-M-A-L. Me explicaron todo... ¡¡me vi por dentro!! Y me han puesto un tratamiento de instilaciones de Ialuril (te llenan la vejiga y te dejan un rato el liquidillo este y luego te vas pa' la casa). Me llamarán en un par de semanas para comenzar y tengo muchas ganas porque a lo mejor, no sé, puedo volver a una piscina o la playa tranquilamente, yuhuuuuuuuuuuuuuu. 

Al llegar a casa busqué información sobre la cervicotrigonitis y encontré historias de chicas que la habían superado yendo a un fisio así que probaré por si acaso. Que después de tantos años con esto me da igual cómo pero voy a ganarle la guerra ;) 

Y bueno, que esa fue la historia fantástica del diagnóstico y la explicación a mi vejiga hiperactiva y estoy súper feliz. 

Bonus: hoy tenía cita con gine para ver si empezábamos o no la siguiente FIV y... ¡¡6 folis en mi ovario sano!! Los mismos que cuando fui a quirófano en el último intento jajajaja. Os cuento más próximamente. 

Un besote :) 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario. 

Y así empezó la semana que estuve embarazada.