Ir al contenido principal

Reseña El niño con el pijama de rayas - John Boyne

Hola, queris. 




Os traigo una nueva reseña. Hoy, "El niño con el pijama de rayas" de John Boyne. 




Título: The boy in the striped pyjamas
Autor: John Boyne
Editorial: Black Swan
Género: Drama
Páginas: 215
Nos conocimos: Comprado. Segunda mano. Librería Aida Books&More Albacete

Sinopsis: (os copio la que nos facilita Amazon y no sé si será la que viene en el libro en español) Estimado lector, estimada lectora: Aunque el uso habitual de un texto como éste es describir las características de la obra, por una vez nos tomaremos la libertad de hacer una excepción a la norma establecida. No sólo porque el libro que tienes en tus manos es muy difícil de definir, sino porque estamos convencidos de que explicar su contenido estropearía la experiencia de la lectura. Creemos que es importante empezar esta novela sin saber de qué trata. No obstante, si decides embarcarte en la aventura, debes saber que acompañarás a Bruno, un niño de nueve años, cuando se muda con su familia a una casa junto a una cerca. Cercas como ésa existen en muchos sitios del mundo, sólo deseamos que no te encuentres nunca con una. Por último, cabe aclarar que este libro no es sólo para adultos; también lo pueden leer, y sería recomendable que lo hicieran, niños a partir de los trece años de edad. El editor. La obra ha sido adaptada al cine en el año 2008 en la película dirigida por el inglés Mark Herman con Asa Butterfield, Vera Farmiga, David Thewlis como protagonistas principales.

Yo he leído el libro en inglés y la sinopsis es la siguiente (os la copio tal cual) OJO, QUE MIENTRAS LA COPIABA ME HE ACORDADO DE QUE NO LA HABÍA LEÍDO ANTES DE LEER EL LIBRO Y OS RECOMIENDO NO HACERLO: Nine-year-old Bruno knows nothing of the Final Solution and the Holocaust. He is oblivious to the appalling cruelties being inflicted on the people of Europe by his country. All he knows is that he has been moved from a comfortable home in Berlin to a house in a desolate area where there is nothing to do and no-one to play with. Until he meets Shmuel, a boy who lives a strange parallel existence on the other side of the adjoining wire fence and who, like the other people there, wears a uniform of striped pyjamas. 
Bruno's friendship with Shmuel will take him from innocence to revelation. And in exploring what he is unwittingly a part of, he will inevitably become subsumed by the terrible process. 

Spoiler desde aquí. 

Mi opinión: He tardado mucho en leer este libro. Me parece un libro maravilloso que te tiene con un pellizquito en el corazón desde las primeras páginas. No se trata de una prosa maravillosa, pero el detalle de contar una historia con una visión infantil en un contexto tan horrible hace que todo duela más. El autor muchas veces dice más con lo que calla que con lo que cuenta por lo que creo que si una persona lo lee a los trece años entenderá unas cosas y si lo vuelve a leer con veinte verá otras que se habían escapado en la primera lectura. El libro es rápido, se hace muy ameno y cuando estás llegando al final piensas que faltan páginas, que no puede acabar ya y, de pronto, muy a lo Drácula de Bram Stoker, se acaba. Y ahí te quedas. Como a lo largo del resto del libro, todo es rápido pero no indoloro. 
Bruno, el protagonista, se hace querer por su candidez. Puede que te descubras deseando darle una colleja y decirle que abra los ojos, pero luego recuerdas que tiene nueve años. Y Shmuel es ese niño de nueve años que ya ha cumplido los sesenta. 
La mayoría del resto de personajes me resultan odiosos como en cualquier novela de este tipo. 
Este libro no te deja descansar mentalmente mientras lo lees. Aunque su lectura es ligera y muy fácil, lo que te remueve por dentro no lo es tanto y no puedes dejar de pensar "¿y si...?". 

En resumen: con pocas pinceladas, el autor nos trae un pequeño relato de algo que pudo haber pasado en un tiempo horrible contado con la inocencia que solo puede tener un niño de nueve años.


4*/5 


Lo puedes comprar aquí por 7.60€


Comentarios

Entradas populares de este blog

#UnaImagenUnaHistoria #1

Hola, queris.  Me he apuntado a esta fantástica iniciativa de  @misionmamaninja .  Una Imagen, Una Historia ¿Cómo funciona? "Cada semana subiré una imagen con los derechos de la persona que la haya hecho, lo único que tienen que hacer es copiar la imagen, echar a volar su imaginación en máximo una cuartilla y hacer una historia que les motive la imagen, no hay límite para el tipo de historia, es toda suya." Nuestra primera imagen es de Paula, la pueden encontrar en todas las redes sociales y este es su link de su página si quieren conocerla más. Gracias de antemano.  Porquesuenio Y aquí mi historia:  Tras años queriendo tener un bebé, pregunté por todo el mar, en todos los océanos, dónde podía conseguir uno. Nadie supo contestarme sólo acertaron a decirme que los bebés venían de algún sitio porque un día no estaban y al siguiente sí, que debía ser cosa de magia. Así que pedí ayuda a mi Hada Madrina, una preciosa sirena de pelo azul, ojos verdes y u

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario.  Y así empezó la semana que estuve embarazada. 

Camino FIV: La Punción Chanante... ¡Chanante!

Hola, queris. Ha llegado el día. Hoy os contaré cómo fue mi primera punción (además de lo más chanante vivido en eones).  Para empezar os diré una cosa que se me pasó en el último post sobre la FIV. Resulta que junto al Ovitrelle me tuve que pinchar otras dos cosillas: Fostipur y Procrin. El Procrin me lo habían dado en una jeringuilla ya cargada en la misma consulta de gine y cuando llegó el momento me puse el Ovitrelle (sin problema), el Fostipur (sin problema) y cuando fui a pincharme el Procrin... ¡¡¡la aguja tenía el grosor -aunque no la longitud- de una intramuscular!!!  No podía pincharme. Es que no entraba la aguja en ninguno de los ángulos y tenía que pincharme YA porque se me pasaba la hora. Me dio un ataque de nervios y empecé a decir "yo esto no me lo pincho, yo no me lo pincho, no me lo puedo pinchar, no, no, no, no me lo pincho, no, esto no". Vamos, LO NORMAL. Al final, Ángel puso cabeza y me dijo "yo te pincho" y yo, amablemente y c