Ir al contenido principal

Maternidad 101: el bolso

Pero no el bolso de maternidad. No ese bolso que nos acompañará durante los próximos años. Yo hablo de tu bolso. TU bolso. ¿Quieres saber por qué fue tan importante para mí llevar bolso? Sigue leyendo... 


Bueno, amiguis, llega ese primer día en el que vas a salir de casa con tu bebé. Para dar un paseo, para hacer una visita, para ir al pediatra... lo que sea. Pero llega ese día (cuanto antes mejor, créeme) y te pones a preparar todo lo que necesita tu peque: el carrito, la ropita y ¡el bolso -o bolsa- de maternidad!

Ahí tendrás que meter media casa: una muda por si se mancha, otra muda por si se mancha la muda por si se mancha, pañales (aprox. 200 unidades), chupete si usa (otros 200), biberón si no estáis con pecho (o si sí das pecho pero tienes que complementar, o si das pecho pero no quieres darle en la calle y te estás sacando leche, las posibilidades son infinitas), baberos, mantita, algún juguete (aunque tiene 5 días de vida y no le hace ni caso, tú bien de juguetes por si acaso), su cartilla, crema de pañal, cambiador (de esto os hablaré en otro post), seguro que se me pasa algo... ¿he dicho pañales? Bueno, ya me entendéis. 


¿Y tú, mamá? ¿Dónde están todas esas cosas sin las que antes no salías de casa? ¿Qué ha pasado? ¿De pronto ya nada de eso es necesario? ¿Y tu pintalabios, tu libro o tu petaca (bueno, esto último vamos a dejarlo de momento y si te tomas esto en serio, por favor, deja de leer en este instante, gracias)? Pues esto me pasó a mí y después de hablar con muchas madres sobre el tema me di cuenta de que no era la única, obviamente. Te pones a preparar el mega bolso de tu peque y ya dejas el tuyo. A lo mejor, si te acuerdas, metes tu cartera y el móvil junto a los pañales, pero poco más. 

Pues aquello me iba minando de una forma sutil. Era un complemento a todos esos sentimientos de "desde hoy eres La mamá de..., ya no eres tú". Un pensamiento que sufrimos muchas en esos primeros días después de ser mamás. Cuando todas las atenciones van al bebé y te sientes como en un rinconcito. Eso pasa (de que ocurre) y pasa (de que se va). Es muy difícil decirle a una recién parida "pero no pienses así, mujer", así que si tenéis a una cerca que esté pasando por eso sólo dadle cariñicos, y si vosotras estáis pasando por eso, daos por abrazadas y sabed que pasará. 

Momento sentimental off. 

Bueno, pues un día me dije que, además del bolso de Emma, iba a llevar el mío. Y después de preparar su bolso, preparé el mío: cartera, algo de maquillaje, un libro. Creo que ni abrí el bolso en ningún momento, pero la intención estaba ahí. Y aquel detalle tan tonto me hizo sentirme mejor. Me volvía a preocupar de mí. De verdad, que estas son esas famosas "pequeñas cosas". 

Así que me gustaría recomendaros esta tontería, probadla si estáis pasando un mal momento y me contáis. Y si nunca has usado bolso, esto no va de bolsos. Esto va de volver a hacer algo que hacías y que dejaste de lado. Con estos detallitos nos sentimos nosotras otra vez. 

Y ya estaría. ¿Tú has sentido algo así? ¿O con qué detalle empezaste a volver a ser tú? 

Un besico. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

#UnaImagenUnaHistoria #1

Hola, queris.  Me he apuntado a esta fantástica iniciativa de  @misionmamaninja .  Una Imagen, Una Historia ¿Cómo funciona? "Cada semana subiré una imagen con los derechos de la persona que la haya hecho, lo único que tienen que hacer es copiar la imagen, echar a volar su imaginación en máximo una cuartilla y hacer una historia que les motive la imagen, no hay límite para el tipo de historia, es toda suya." Nuestra primera imagen es de Paula, la pueden encontrar en todas las redes sociales y este es su link de su página si quieren conocerla más. Gracias de antemano.  Porquesuenio Y aquí mi historia:  Tras años queriendo tener un bebé, pregunté por todo el mar, en todos los océanos, dónde podía conseguir uno. Nadie supo contestarme sólo acertaron a decirme que los bebés venían de algún sitio porque un día no estaban y al siguiente sí, que debía ser cosa de magia. Así que pedí ayuda a mi Hada Madrina, una preciosa sirena de pelo azul, ojos verdes y u

Camino FIV: La semana que estuve embarazada.

El pasado 22/02 me hacían la transferencia de un embrión de categoría C. Nuestro pequeño Minijedi o Chembrion. Desde ese día decidí que me iba a hacer ilusiones porque total si el resultado era negativo el hostión iba a ser el mismo sólo que no estaría dos semanas pensando en negativo, más bien todo lo contrario.  Y así empezó la semana que estuve embarazada. 

Camino FIV: La Punción Chanante... ¡Chanante!

Hola, queris. Ha llegado el día. Hoy os contaré cómo fue mi primera punción (además de lo más chanante vivido en eones).  Para empezar os diré una cosa que se me pasó en el último post sobre la FIV. Resulta que junto al Ovitrelle me tuve que pinchar otras dos cosillas: Fostipur y Procrin. El Procrin me lo habían dado en una jeringuilla ya cargada en la misma consulta de gine y cuando llegó el momento me puse el Ovitrelle (sin problema), el Fostipur (sin problema) y cuando fui a pincharme el Procrin... ¡¡¡la aguja tenía el grosor -aunque no la longitud- de una intramuscular!!!  No podía pincharme. Es que no entraba la aguja en ninguno de los ángulos y tenía que pincharme YA porque se me pasaba la hora. Me dio un ataque de nervios y empecé a decir "yo esto no me lo pincho, yo no me lo pincho, no me lo puedo pinchar, no, no, no, no me lo pincho, no, esto no". Vamos, LO NORMAL. Al final, Ángel puso cabeza y me dijo "yo te pincho" y yo, amablemente y c