Ir al contenido principal

Receta: guiso de costillas

O guisao de costillas, no nos engañemos, que dicho así hasta suena a más rico todavía. Bueno, que hoy os traigo esta receta porque os di a elegir en Instagram entre esta y las lentejas con chorizo y ganó esta así que vamos para allá. 


Llevo tiempo pensando que necesitamos a alguien que comparta recetas caseras de toda la vida con ingredientes normales y que explique los pasos para gente que nunca se ha metido en la cocina. Porque muchas veces buscando recetas te encuentras un guiso que necesita una rara hierba que solo crece una vez al mes coincidiendo con un eclipse lunar y un político diciendo "me he equivocado" y en la mayoría se usan términos con significados indescifrables para un novato en la cocina como podría ser, qué sé yo: pochar. Así que desde hoy voy a intentar explicar para dummies todas las recetas que comparta y cualquier duda ya sabéis dónde podéis encontrarme: ¡EN CASA!

Esta riquísima receta es de mi madre y vais a necesitar los siguientes ingredientes para cuatro hermosas raciones de esas de abuela que rebosan del plataco: 


1 bandeja de costillas troceadas
1 pimiento rojo troceado (el tamaño será el que os guste encontrar luego en el plato)
3 cucharadas soperas de tomate frito
1 lata pequeña de guisantes
1 lata de champiñones
2 ajos picados
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen extra 
Agua
2 huevos cocidos
Harina de trigo de todo uso
Colorante alimentario (el naranjita de los polvos, no nos volvamos locos que os conozco)
4 patatas medianas
Sal
Pimienta negra molida

La elaboración es súper sencilla: 

1) Cocemos los huevos. 
2) Ponemos el aceite en una olla. No debe ser la olla más grande que tengáis pero tampoco la más pequeña. Vamos a freír las costillas así que queremos que el aceite cubra el culo de la olla. 


3) Salpimentamos las costillas (esto es echarles por dos caras sal y pimienta) y pasarlas por harina (poner harina en un plato e ir rebozando las costillas). Antes de meterlas en la olla, quitamos el exceso de harina sacudiéndolas un poco. Las freímos en la olla a fuego moderado, por ejemplo: cocina de 9 niveles, pues al 5.


4) Cuando están medio doradas (sí, van a tener sangre y se va poner negra después, no os preocupéis) se añade el ajo picado finito y lo doramos con cuidado para que no se queme, así que le tenéis que ir dando vueltas con una cuchara de madera. 


5) Después, añadimos: pimiento rojo, guisantes y champiñones. Le echamos una pizquina de aceite por encima y rehogamos (sofreír hasta que empiece a dorarse). Os podéis fijar en los guisantes y el pimiento, que se van ablandando. 


6) Añadimos el tomate frito. Yo pongo la cuchara sobre la olla y voy midiendo las tres cucharadas soperas que hacen falta, así si cae un poco más de tomate eso que me llevo. Añadimos también la hoja de laurel y volvemos a rehogar. Venga, que esto ya empieza a oler a gloria bendita. 



7) Añadimos el agua. ¿Cuánta? Pues dejando dos dedos de la olla sin cubrir (o sea agua hasta arriba menos dos dedos). Cuando rompa a hervir (podemos subirle el fuego al 6 de 9), añadimos el colorante y la sal. ¿Cuánto? Pues de colorante lo que veamos que necesita, como lleva tomate frito va a ser muy poco e incluso lo podéis omitir (pero no me hago responsable si luego quedar con un color mustio) y de sal le podemos echar una cucharada grande pero sin pasarnos tampoco, recuerda que luego se puede rectificar y que es mejor siempre que falte sal (en este caso, con todo lo demás como los donuts o las torrijas, mejor que sobren siempre). 


8) Dejamos cocer medio tapadas (coge la tapa de la olla y colócala de modo que no tape toda la olla) durante una hora y media añadiendo agua caliente si la va necesitando (queremos que quede agua siempre al mismo nivel que teníamos para que haya suficiente para la cocción de las patatas). 
9) Pasado esa hora y media, añadiremos las patatas y dejamos 10 minutos a fuego medio (5 de 9, por ejemplo). Tenemos que tener el caldo cubriendo patatas y costillas, si tienes que añadir recuerda calentarlo antes para no romper la cocción. 
10) Añadimos ahora los huevos cocidos picados y ahora tenemos que estar pendientes de la cocción de la patata. Cuando se puedan pinchar fácilmente estarán listas. 


Ahora es el momento de coger tu buena barra de pan y no dejar ni rastro en el plato. 

¿Habías probado ya este plato? ¿Cuál es tu plato de cucharada preferido? 

Un besico. 

Comentarios

  1. Estos platos me encantan, sobre todo de un día para otro cuando asientan. Muy rico!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso se me olvidó decir, que de un día para otro están incluso mejor. Muchas gracias por tu comentario :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Yo también vengo a hablar del artículo ese del que usted me habla...

Hola, queris. Pues eso, ayer con un terremoto de escala 9.0 los cimientos de la #infertilpandy se sacudían de rabia junto a los profesionales ofendidos y con razón por ese artículo del que usted me habla.

[He decidido hablar como los políticos que pueden hacer lo que les salga del pijo y salen de rositas para que no me puedan empapelar tras este post porque claro, yo como ofendida denunciaría pero es que soy pobre, los que denuncian siempre son los ricos, ¿verdad? Pues esta es la única forma que tengo yo de denunciar, aunque sea una denuncia en diferido.]

Opinión Yovoyporti: servicio independiente de transporte IKEA

[Hoy escucho: kissfm; Nivel de dolor endometriósico: 6/5]
Cuando Ángel y yo volvíamos de Ikea de comprar las cosas que necesitábamos para la mesa dulce que montamos en la boda (algún día prometo poner alguna foto y la lista) yo sólo podía pensar en cómo molaría un servicio a domicilio de Ikea para las ciudades en las que no tienen tienda (nosotros vamos a la tienda de Murcia normalmente), de hecho dije "oye, tendría que hacerme con una furgo y dedicarme a esto, seguro que ahí hay futuro" pero claro, entre mi epicondilitis y mis dolores endometriósicos 28 días de cada 30 pues ponte tú a cargar y descargar así que descarté la idea... y en unos días, menos de una semana os lo juro, me sale en Facebook (por esa magia que tiene Facebook de sacarnos publi de cosas de las que acabamos de hablar) publicidad de Yovoyporti. 



Madre soltera NPE

Hola, queris. Sí, estoy un poco perdida pero creo que no es para menos. Ahora mismo no sé muy bien qué hacer con este blog porque ha significado tanto para mí y me ha ayudado tanto en unos momentos durísimos de mi vida que me da mucha pena abandonarlo o cerrarlo. Supongo que los que me seguís en Twitter o Instagram ya estáis más o menos al día de lo que me ha pasado, a los que no, a los que solo pasáis por aquí de vez en cuando pues os contaré un pelín lo que ha pasado (sin entrar en mucho detalle que ya me han dicho que eso no puedo hacerlo, yas). 
Hace tiempo leía las siglas MSPE y no sabía a qué hacían referencia. Las veía en algún hashtag y similar. Hasta que un día busqué en Google y descubrí que significaban "madre soltera por elección", que son unas mujeres a las que yo admiro de siempre pero, a la vez, era algo que me daba pánico vivir yo. Bueno, pues yo nunca he querido ser madre soltera, ni divorciada ni separada ni hostias en vinagre, y ahora me encuentro en que,…